Carretera y manta… y pañales, toallitas, ropa de cambio, chubasquero y botas de agua

SAM_7426IMG_20130513_184959

El 5 de Febrero me despidieron y el 11 del mismo mes nos fuimos a casa de un familiar de Guillermo en Gijón con la intención de encontrar nuestro futuro en Asturias. ¿Porqué Asturias? porque siempre nos gustó y porque con un crío en Febrero necesitas un campamento base con calefacción, hay que ser prácticos.

Empieza nuestro periplo Coche-Finca-explotación-coche-Finca con un niño de año y medio (que por suerte aún no había desarrollado la capacidad de marearse en el coche). Un contacto nos llevaba a otro y recorrimos Asturias desde Gijón hasta Luarca, parando en cada invernadero y en cada pañal lleno. Terminamos después de 10 días con una agenda que crecía y teniendo que volver a Madrid para hacer el papeleo de mi despido.

Igual que no hubo grandes decisiones para dejar el trabajo, tampoco las hubo para dejar la casa de Huertas. Era una casita preciosa con unas vistas estupendas, pero aquello no funcionaba…muy a mi pesar mi casa ya me había echado hace tiempo. Así que decidimos no demorarlo más y buscar un nuevo campamento base que pudiéramos alquilar por lo menos un mes y poder ir llevando cosas de casa.

Elegimos o nos eligió Villaviciosa; habíamos quedado con personal del SERIDA, teníamos pendiente visitar una finca en venta a pocos kilómetros de la Villa y lo más importante es que Idealista.com mostraba viviendas en alquiler. Encontramos un piso a cuya dueña no le importó la propuesta de un mes de alquiler con posible ampliación. El nuevo campamento base se convertiría en nuestro hogar por más tiempo de lo planeado, resulta que se tarda mucho más que un mes en encontrar una finca medio llana que no se encharque en Asturias!

Después de leer muchos anuncios en los periódicos locales, Internet, coger el coche, hablar con gente y colocar carteles, empezamos a darnos cuenta de como movernos.

Regla número 1: No preguntes sin bajar del coche! Así se puede preguntar por una calle, no por la compra de un trocito de la patria querida.

Regla número 2: Vete a una zona que te guste y localiza a un paisano trabajando, lo saben TODO en varios kilómetros a la redonda.

Regla número 3: No pretendas sacar información a la primera y de sopetón, siempre entabla una conversación y cuando pregunten se lo comentas: “no de vacaciones no, estamos buscando tierra…”

Regla número 4: Dedica un tiempo al día a la búsqueda pero mete cuñas publicitarias dónde puedas; en la tienda de ropa, en el bar, en la pescadería ”no sabras de alguien que quiera alquilar o vender tierra…(así mientras me pones medio kilo de gallos)”

Todo este trabajo dio sus frutos, tal cual, como ocurre en los manzanos; primero no se vé nada, luego hay inflamación (la mía fue en la cabeza) y cuando crees que te vas a volver loco dudando si aquello llegará a madurar en algún momento, un buen día te cae en las manos. En Septiembre teníamos la finca a nuestro nombre y ya podíamos empezar a soñar (y perder el sueño).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s